Saltear al contenido principal

Terapia cognitivo conductual para tratar la ansiedad

Por desgracia, la ansiedad es algo común en nuestra sociedad. Puede tener un impacto negativo en nuestra vida y afectar a la capacidad para realizar nuestras actividades cotidianas. La buena noticia es que existen opciones de tratamiento disponibles en la consulta de un psicólogo.

¿Sabes qué es un trastorno de ansiedad?

A menudo los pacientes acuden a nuestro centro de Psicólogos de Alcorcón diciendo que tienen ansiedad y que quieren tratarla, aunque muchas veces no se trata de eso. Para poder reconoderlos, los trastornos de ansiedad a menudo se manifiestan como miedo o preocupación excesivos. Hay muchos trastornos de ansiedad diferentes

Da igual el trastorno de ansiedad específico que tenga una persona, las características comunes de todos ellos incluyen miedo o preocupación desorbitados, incapacidad para controlar ese miedo o preocupación, inquietud, irritabilidad, tensión muscular y dificultad para concentrarse. Estas cosas a menudo afectan la capacidad de una persona para enfrentarse a entornos sociales o laborales.

Normalmente van acompañados de procesos de pensamiento negativo y malas adaptaciones sociales. Todo esto se puede tratar con terapia cognitiva conductual.

¿En qué consiste la terapia cognitivo conductual?

La terapia cognitivo conductual es el tratamiento más utilizado para los trastornos de ansiedad. Muchas investigaciones han demostrado firmemente que funciona en el tratamiento de trastornos de pánico, fobias, trastorno de ansiedad social y trastorno de ansiedad generalizada.

Este tipo de terapia funciona al abordar los patrones de pensamiento negativo que tienen las personas que padecen ansiedad. La parte cognitiva examina cómo nuestros pensamientos negativos afecta a la ansiedad. La terapia conductual puede mostrar cómo reaccionamos y nos comportamos en situaciones que causan ansiedad.

La base de la terapia cognitiva conductual es que nuestros pensamientos negativos afectan la forma en que nos sentimos. Si un psicólogo pueden ayudarte a identificar esos pensamientos negativos, esta terapia es una opción ideal para acabar con esa ansiedad.

Dos estrategias que se utilizan con frecuencia en la terapia cognitiva conductual son el control de la respiración, que implica disminuir la respiración conscientemente, y la relajación muscular, que implica tensar y relajar sistemáticamente diferentes grupos de músculos.

Al igual que con cualquier otra habilidad, cuanto más se practiquen estas estrategias de relajación, más eficaz y rápidamente funcionarán. Algunos profesionales recomiendan estrategias de relajación que incluyen escuchar música tranquila, meditación, yoga y masajes. El objetivo de la relajación no es evitar o eliminar la ansiedad, sino hacer que la persona sea capaz de afrontar estos sentimientos negativos.

Debes ser consciente de lo que estás pensando o diciéndote a ti mismo. La mayoría de nosotros no estamos acostumbrados a prestar atención a nuestra forma de pensar. A pesar de que nuestros pensamientos nos afectan constantemente. Prestar atención a tus pensamientos o mantener un diálogo interno contigo mismo puede ayudarte a realizar un seguimiento del tipo de pensamientos que normalmente tienes.

Si la mayoría son pensamientos negativos y sientes que no puedes cambiarlos, debes considerar que necesitas la ayuda de un profesional, él si podrá ayudarte a cambiar ese patrón de pensamiento y reducir el nivel de ansiedad

Lidia Quindós, Psicóloga en Alcorcón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba

Send this to a friend