Saltear al contenido principal

Ansiedad: de un mecanismo de defensa a un problema de salud mental

La ansiedad es una sensación de alerta

La ansiedad es la reacción normal de nuestro cuerpo al peligro percibido o eventos importantes. La ansiedad es como un sistema de alarma interno. Nos alerta del peligro y ayuda a nuestro cuerpo a prepararse para afrontarlo. Por ejemplo, nos permite saltar fuera del camino de un coche a toda velocidad. También nos permite saber cuándo está sucediendo algo importante y nos ayuda a activar todas las alarmas. Por ejemplo, la ansiedad puede a coger material para estudiar un examen final o motivarnos a practicar para una presentación en clase. La ansiedad es algo que todo el mundo experimenta de vez en cuando, pero llevado al límite, es sin duda perjudicial y nos puede condicionar la vida.

La ansiedad desencadena una respuesta de lucha, huída o bloqueo. Esta respuesta automática afecta nuestros pensamientos, cuerpo y comportamiento. Cuando nos enfrentamos a una amenaza potencial, nuestros pensamientos se centran en el peligro, el cuerpo se acelera para ayudar a la protección y entonces tomamos medidas. Por ejemplo, imagina que estás paseando y aparece un perro que no conoces. Tienes pensamientos sobre la mofeta comocomo “¿Y si ataca?” lo que le ayuda a identificar el peligro potencial. Tu cuerpo también reacciona (el corazón late más rápido, los músculos se tensan) para ayudarte a protegerte. Y tomas medidas, como permanecer muy quieto y esperar que el perro no te ataque y se vaya. Como puedes ver, la ansiedad es algo que nos protege. De hecho, si no fuera por este instinto de supervivencia nos habíamos extinguido.

Cuando la ansiedad se convierte en un problema de salud mental que nos limita

Los mecanismos de defensa de la ansiedad son fundamentales para nuestra supervivencia de una verdadera amenaza o peligro, pero ¿qué sucede cuando no existe un peligro real? Curiosamente, la ansiedad también puede activar este sistema cuando creemos que existe una amenaza o peligro, pero sin que lo haya. Muchos de los miedos que causan la ansiedad en la actualidad no son realmente peligrosos, es un instinto de supervivencia, pero en muchos casos este miedo es simbólico. Es como una “falsa alarma” que nos hace reaccionar, pero que no es necesaria. Esos pensamientos y reacciones llevados al extremo es lo que nos causa la ansiedad angustiosa que muchas veces padecemos. Algunas veces son peligros reales, pero hay que enfrentarse a ellos poniendo sobre la mesa la situación real y las soluciones que podemos llevar a cabo. Dejarse llevar por el sentimiento de angustia no soluciona ningún peligro.

Aunque la ansiedad nos protege ante un peligro real, puede convertirse en un problema cuando:

  • Se apaga cuando no existe un peligro real o inmediato
  • Nos sentimos ansiosos muy a menudo
  • Tenemos sensación de peligro todo el tiempo
  • Causa angustia y miedo de manera casi permanente
  • Impide que hagamos cosas cotidianas e importantes

Si sientes que no puedes controlar tu ansiedad, en el centro de Psicología de Alcorcón LQO podremos ayudarte a manejar la ansiedad y distinguir las situaciones que no son peligrosas pero que están limitando tu vida.

Lidia Quindós, Psicóloga en Alcorcón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba

Send this to a friend